Abiertos a la solidaridad

Recogemos donaciones y excedentes alimentarios para personas en pobreza

Alimentos recuperados

Industria alimentaria: alimentos que no da tiempo a comercializar pero son aptos para el consumo humano.

Sector agrícola: fruta y hortalizas, de alto valor nutricional, de empresas agrícolas acogidas al programa de retirada de la UE, de alto valor nutricional y que requieren una logística de aprovisionamiento y transporte muy precisa.

Mercamadrid: excedentes y donaciones de empresas mayoristas de este entorno, principalmente frutas, hortalizas y productos congelados que se distribuyen directamente a entidades sociales desde nuestras naves cedidas por Mercamadrid.

Cadenas de distribución: alimentos donados que no da tiempo a comercializar.

Ferias y eventos: recuperación de excedentes.

Alimentos donados

Programa FEAD (Fondo de Ayuda Europea para las Personas Más Desfavorecidas): alimentos conseguidos gracias a una parte del presupuesto periódico de la UE destinado a ayuda alimentaria.

Operaciones kilo (OK): organizadas en grandes superficies, empresas, centros educativos y eventos. Además, en el caso de los colegios, ayudamos a crear en los escolares una conciencia solidaria y contra el desperdicio.

La Gran Recogida, que se realiza todos los años en noviembre en tiendas y cadenas de distribución, nos proporciona una importante cantidad de alimentos gracias a la solidaridad de la población madrileña.

Empresas: alimentos donados por las empresas alimentarias.

Alimentos comprados

Desde 2020 compramos alimentos en origen para optimizar su coste, con dinero recibido de donaciones, para cubrir la cesta básica.


COLABORACIONES ESTRATÉGICAS PRO-BONO PARA MEJORAR LA EFICACIA EN LA GESTIÓN DEL BAM

KPMG: análisis del modelo de gestión para optimizar el uso de fondos del sector privado para
compra de alimentos.

Fundación Accenture: proyecto de digitalización del BAM (consultoría As Is).

Fundación PWC: análisis de situación del cumplimiento normativo de la FBAM.

¿Sabías qué?

El 96% de nuestros ingresos para gastos de funcionamiento
provienen del sector privado